Testimonios del Behula

  • 21 Sep, 2017
  • NOTICIAS LOCALES

Este miércoles se cumplen 50 años que el huracán behula impactó a esta región...el valle del río grande fue una de las regiones más afectadas...

Nacida en Matamoros, Tamaulipas, en 1942, Socorro Gómez llegó al Valle del Río Grande, Texas, cuando tenía menos de cinco años.

Su familia se trasladó a vivir a la población de los indios y años después a Brownsville.

En 1967, tenía 24 años y vivía con su esposo y su hijo de cinco años y su hija de dos en un departamento en la calle Monroe.

Además, estaba embarazada de su tercer hijo.

El huracán behula cambió sus vidas.

"Mi esposo llegó como a las siete de la noche bien a la carrera para salirnos de ahí porque él andaba tapándole al patrón las ventanas en el centro".

Para ella, días de profunda angustia.

"A lo mejor porque estaba esperando a mi hijo yo me puse muy cobarde, yo lloraba y todo, verdad, porque sí me daba miedo, miedo que me pasara algo y mis hijos estaban chiquitos".

Pero pasado el huracán, lo siguiente fue vivir la destrucción dejada.

"Salía donde quiera miraba árboles caídos, ramas, matas, carros., no volteados exactamente pero sí, mal, quebrados de la ventana y pues sí fue duro".

Sin embargo, recuerda que, pese al desastre, la ayuda que recibieron fue inmediata y les permitió sobrellevar el duro periodo de recuperación.

"Hubo mucha ayuda porque nos daban mucho mandado, íbamos a lugares que nos dieran mandado porque no teníamos todo, todo se acabó y ya".

Hoy, Socorro Gómez vive en un sector de Brownsville con la satisfacción de una vida bien vivida.

Tiene 11 nietos y 11 bisnietos.

Le gusta cultivar sus flores, salir a pasear.

Sin embargo, no puede dejar de sentir temor cuando sabe de una tormenta o de otro huracán que amenace el área.

Y, sin embargo, hoy es un testimonio viviente de una página de la historia de esta región.

Inaugurarán museo del Ferrocarril

Anterior

Inaugurarán museo del Ferrocarril

Fallas en el sistema penal

Siguiente

Fallas en el sistema penal